Español
Explotación sexual de niños por Internet
​​

A medida que el tiempo que sus hijos pasa frente a la pantalla ha aumentado, también lo ha hecho su exposición a posibles depredadores sexuales

Cuando la orden de Nueva Jersey de quedarse en casa y de mantener el distanciamiento social eliminó las actividades escolares y los eventos deportivos organizados, el tiempo frente a la pantalla que pasan los niños en las redes sociales, aplicaciones y páginas web de juegos aumentó considerablemente. Desafortunadamente, los depredadores sexuales son astutos y siempre van un paso por delante. Ellos también han incrementado su tiempo frente a las pantallas, buscando a niños para explotarlos sexualmente.

Por suerte, muchos padres también están en casa con sus hijos durante la pandemia. Ahora más que nunca, los padres deben estar pendientes de las actividades de sus hijos en Internet y estar dispuestos a dialogar con ellos. Los niños deben tranquilos contándoles a sus padres si les sucedió algo por Internet que les hizo sentir incómodos. Las personas en las que los niños pueden haber confiado habitualmente fuera del hogar, como consejeros, maestros o entrenadores, ya no son tan accesibles para ellos en persona, por lo que esas redes de protección ya no existen.

Las cifras actuales de investigaciones, arrestos y confiscaciones de material de abuso sexual infantil (CSAM, lo que se le conocía antiguamente como pornografía infantil) son bastante altas y aumentan cada año, pero especialmente ahora durante la pandemia. El Teniente John Pizurro de la Unidad de Delitos por Internet contra los Niños, de la Policía estatal de Nueva Jersey, dijo recientemente durante un seminario web patrocinado por la Coalición Contra el tráfico de Personas de Nueva Jersey, que se efectuaron 143 arrestos y 1.000 investigaciones de depredadores sexuales en Internet en el 2015. Los arrestos aumentaron a 384 en el 2019. De acuerdo con el Teniente Pizurro, uno de cada cinco niños ha sido solicitado sexualmente por Internet (esto significa, que ha sido abordado para tener conversaciones sexuales, enviar fotos sexuales explícitas de sí mismos, y/o encontrarse fuera de la casa), y un 14% se han encontrado en persona con alguien que han conocido por Internet. El Teniente Pizurro citó además una estadística según la cual, de los 9 millones de habitantes de Nueva Jersey, entre 200.000 y 400.000 son depredadores en línea que residen en el estado. El Centro Nacional para Niños Desaparecidos y Explotados registro un aumento del 106% en los informes de sospecha de explotación sexual infantil a la CyberTipline (línea de denuncia cibernética) durante el primer mes de la COVID-19. Estas cifras no solo alarman o asustan, sino que sensibilizan acerca de la seriedad de este problema y de la vulnerabilidad y el riesgo en el que están nuestros niños.

Los depredadores en Internet se aprovechan de la inocencia y transparencia de los niños, de su disposición para dar información personal y hablar sobre problemas en sus hogares o con amigos. Los niños son altamente susceptibles a la manipulación de los depredadores. Es posible que crean que están a salvo, dado que no vean ningún peligro frente a ellos. Los preadolescentes y los adolescentes también están obsesionados con la cantidad de “me gusta”, “seguidores” y opiniones que reciben las redes sociales. Se crecen con la atención de sus compañeros y no quieren ser excluidos, haciéndolos susceptibles a la presión de sus amigos.

Los depredadores conocen estas motivaciones y, a menudo, utilizan nombres, identidades falsas o se hacen pasar por niños para comunicarse con ellos. Ellos “copian e imitan” a los niños, aprendiendo las palabras y términos que usan, así como lo que les gusta escuchar. Empiezan a expresarse como niños para ganarse su confianza.

El objetivo principal del depredador es conseguir acceso a los niños, así que usa las mismas aplicaciones y páginas de juegos que ellos usan, tales como Fortnite y Minecraft. Para ganarse su confianza, les dan “dinero” virtual o dólares para el juego, para que puedan comprar más municiones o mejores uniformes. La policía ha arrestado a personas en estas páginas de juegos por tratar de atraer niños de esta manera. Los depredadores también se encuentran en páginas populares que los adolescentes frecuentan, tales como TikTok, Snapchat, Whisper, Kik, y Discord. 

Este método de conseguir lentamente que los niños se interesen en el depredador y le obedezcan se llama “captación de menores”. Es un proceso calculado y manipulativo que los depredadores sexuales utilizan para lograr que los niños les respondan, esperando que vaya avanzando hasta que empiecen a enviar fotos explícitas, a esto se le llama “auto-producción” o “sexteo”. A menudo, el objetivo principal de los depredadores en Internet es el encontrarse con el niño en persona, fuera de su casa. El acoso sexual de menores por Internet le permite al depredador acceder simultáneamente a múltiples niños y puede dar resultados más rápidamente que los encuentros en persona con niños que el depredador ya conoce. De acuerdo con el Teniente Pizurro, la auto-producción ha aumentado en un 400% en los E.E.U.U., dando como resultado miles de fotos de niños pequeños no identificados. El mayor aumento se registra entre los niños de 8 a 9 años.

Los padres deben estar atentos a quién se conecta con sus hijos por Internet y estar abiertos al dialogo para que sus hijos se sientan cómodos hablando con sus padres. Los siguientes consejos pueden ayudar a proteger a los niños.

Los padres deben:

  • Vigilar las redes sociales y las páginas de juegos de sus hijos, haciendo uso de ajustes de privacidad o bloqueando/filtrando el contenido; pero tenga en cuenta que algunos adolescentes establecen cuentas separadas para sus padres y otras para sus amigos.
  • Reducir las conversaciones avergonzándolos o culpándolos para que de esta manera se sientan más cómodos para hablar de lo que les ha sucedido en el Internet. Los depredadores se valen de la vergüenza para manipular a los niños.

Los niños no deben:

  • Publicar información personal o reveladora.
  • Responder a mensajes o aceptar dinero para los juegos (llamado V-bucks en el juego fortnite) de parte de alguien que no conocen. Solo deberían jugar con amigos de la vida real.
  • Enviar o aceptar solicitudes para ser amigos de personas que no conocen. Tenga cuidado con las solicitudes de “amistad” nuevas.

Los siguientes son recursos y páginas de Internet que le proveerán información adicional y donde puede denunciar la explotación infantil en Internet.

7/22/2020